El 1 de abril de 2023 se conmemoraron 128 años de una de las expediciones que mayor simbolismo adquirió en el transcurso de la historia de Cuba. Me refiero a la expedición de la Goleta Honor. Dicha expedición traía a tierras cubanas a los generales Antonio y José Maceo, así como a Flor Crombet. Además de estos próceres de prestigio extraordinario, llegarían en dicha embarcación alrededor de 20 hombres dispuestos a luchar por la definitiva independencia de la Mayor de las Antillas.

Tras el sonado fracaso de La Fernandina, se pensó que todos los esfuerzos movilizadores de José Martí por enviar expediciones desde el exterior con el objetivo de apoyar el reinicio independentista en Cuba estaban agotados. No obstante, la dispersión de importantes líderes criollos por Centroamérica y otras regiones de América, era una situación que debía solucionarse previo a la eventual entrada en nuestro país de aquéllos viejos caudillos con una notable experiencia en los esfuerzos libertarios anteriores.

Francisco Adolfo- "Flor"- Crombet Tejera, más conocido en nuestra historia como Flor Crombet fue el oficial designado por José Martí para encabezar la expedición del Honor en abril de 1895.

Flor nació en El Cobre, Santiago de Cuba, el 17 de septiembre de 1851, en un contexto donde la emigración de origen francés se consolidaba en el sur oriental de la Isla y se adjudicaban su celebridad a través del cultivo del café, procedente de Haití. Su padre, Francisco Javier Crombet Fedón, se dedicó al negocio de los cafetales, hipotecas, esclavos, etc. Este señor concibe a Flor Crombet con una mulata esclava perteneciente a una de sus dotaciones.
Los tíos de Flor, nombrados Pablo, Federico y Manuel Crombet Fedón, asumen su crianza y lo forman en un modo de vida opulento para la época.

Según su biógrafo, el historiador Abelardo Padrón Valdés, "aprendió desde joven toda la zona de El Cobre, donde acostumbraba a cazar". Añade Padrón Valdés que "tenía un porte francés y caballeroso, muy caractrístico en él, y una buena educación que todos admiraban, incluso dominaba cuatro idiomas, inglés, francés, italiano y español" .
Flor Crombet se involucra con una convicción absoluta en la Guerra Grande (1868- 1878). Durante la larga contienda de diez años, Crombet intervino, entre otros, en los siguientes combates: La Matilde, San Luis de Villanueva, La Indiana, El Arrozal y las Guásimas.

Tras el Pacto del Zanjón de febrero de 1878, cuando el denominado Comité del Centro firma la paz sin independencia con Arsenio Martínez Campos, asume una posición transgresora ante aquél hecho y secunda a jefes como Vicente García y Antonio Maceo en la histórica Protesta de Baraguá ocurrida el 15 de marzo del propio año 1878. Con la indeclinable postura de continuar la lucha aún en un contexto muy adverso, el gobierno provisional insurrecto creado a raíz de Baraguá lo designó Jefe de la División de Cuba y Bayamo.

Finalmente tras infructuosos intentos por continuar la lucha, Flor marcha al exilio al igual que varios líderes independentistas. Se radica en Nueva York durante un período prudencial antes de enrolarse nuevamente en un intento por lograr la independencia de su patria.

Mientras se encontraba en Santiago de Cuba, preparando la denominada Guerra Chiquita, fue hecho prisionero por las autoridades españolas y enviado a la península para cumplir una pena de prisión de casi veinte años.
Logró escapar de su confinamiento en España. Entonces establece residencia temporal en Centroamérica, específicamente en Honduras y Costa Rica. No cesa en el noble empeño de emancipar a su amada tierra del colonialismo español. Sigue la ruta de otros ilustres nacionalistas que aspiraban a la independencia. En algún momento coincide en tierras centroamericanas con Antonio Maceo, Martín Morúa Delgado, Pedro y Rogelio Castillo, Agustín Cebreco, entre otros.

En el primer lustro de la década de los noventa del siglo XIX, José Martí tenía casi culminado su formidable plan de reiniciar la gesta independentista en Cuba. Tras el fracaso del controvertido Plan Gómez- Maceo y el Plan de La Fernandina, constituía un reto importante para el Delgado del Partido Revolucionario Cubano, incorporar en tierra cubana los patriotas varados en Costa Rica, especialmente al general Antonio Maceo y al propio Flor Crombet.
José Martí, después de consultar con Máximo Gómez, decide nombrar a Flor como jefe de una expedición que saldría de Costa Rica con destino al oriente de Cuba. Martí se inclina por Flor debido a que le solicitó a una suma de dinero muy inferior a la que el general Antonio Maceo le había solicitado previamente. para organizar la expedición. Lo cierto es que Maceo con mayor graduación militar y jerarquía, debía ponerse a las órdenes de Flor durante la travesía, aunque luego todo se invertiría en cuanto tocaran tierra cubana.

Finalmente, en un viaje que partió de Puerto Limón, Costa Rica con escala en Jamaica, y con destino a Duaba, Baracoa, Oriente, poco más de una veintena de hombres, arriban a costas cubanas con la misión de incorporarse en las regiones levantadas en armas desde el mes de febrero.

A pesar de la inmediata incorporación de patriotas que esperaban por el arribo de la expedición, sucedieron jornadas muy complejas para los independentistas. Además de las tropas colonialistas del Ejército español, se sumaron a la búsqueda, captura y ejecución de los expedicionarios, los indios de Yateras, liderados por Miguel Rojas, como parte de la contraguerrilla creada a tal efecto.

Desafortunadamente, nueve dias después de su arribo a Cuba, el 10 de abril de 1895, en el combate de Alto de Palmarito, caen en combate Flor Crombet, Joaquín Sánchez, mientras que son hecho prisioneros Isidoro Noriega, Tomás J.F. Sainz y Juan Fustiel.

Sucedía así uno de los avatares más sonados en aquéllos primeros meses de la guerra: la muerte de Flor Crombet, otro de los próecer que enaltece el panteón independentista nacional. .

Fuentes Utilizadas:

01. Figuras de nuestra historia. La Habana, Editora Política, 2021
02. López Civeira, Francisca, Oscar Loyola Vega y Arnaldo Silva León: Cuba y su historia. La Habana, Editorial Félix Varela, 2005
03. Padrón Valdés, Abelardo H.: El general Flor Crombet; el francesito criollo. La Habana, Editorial de Ciencias Sociales, 2012
04. Torres Cuevas, Eduardo y Oscar Loyola Vega: Historia de Cuba 1492- 1898; formación y liberación de la nación. La Habana, Editorial Pueblo y Educación, 2018