La puesta en funcionamiento de los trenes Santiago-Manzanillo, Bayamo-Manzanillo y Holguín-Antilla, así como la evaluación para reincorporar el Guantánamo-Holguín, figuran entre las principales acciones que la Empresa de Ferrocarriles de Oriente (EFO) planifica para reforzar la transportación de pasajeros durante la etapa del verano, informó al periódico Granma Yasnay Sánchez Robert, directora de Operaciones de la entidad regional.

«En ese sentido, estamos reparando las formaciones, principalmente del Santiago-Manzanillo, así como las locomotoras de gran y mediano porte, y asegurando el combustible para el cumplimiento de los itinerarios», precisó Sánchez Robert, al tiempo que aseguró que el subsidio estatal –en lo concerniente a las tarifas– «se mantiene como política de la Unión de Ferrocarriles de Cuba, y se prevé que estos servicios permanezcan más allá de los meses de julio y agosto».

De acuerdo con la Directora de Operaciones de la efo, actualmente prestan servicios, en el Oriente cubano, «los trenes Guantánamo-Santiago –conocido como el universitario–,  lunes y  viernes; el Holguín-Las Tunas, de lunes a sábado; el urbano Bayamo-Mabay; el Santiago-Contramaestre; así como los cochemotores que cubren cuatro rutas diarias entre la Ciudad del Guaso y varias localidades del territorio más oriental del país».

En lo concerniente a los trenes nacionales, «mantienen sus salidas cada cuatro días, desde las capitales provinciales hacia La Habana y viceversa, siendo gestionados por la Empresa Rutas Nacionales».

Asimismo, la transportación de cargas desde el puerto Guillermón Moncada hacia los territorios se mantiene estable, con formaciones integradas por casillas, vagones cisterna y locomotoras «operadas por tripulaciones de alto nivel y experiencia», reseñó Sánchez Robert.

Al cierre de esta información, Granma conoció que, comenzó la reparación general de la primera de 16 locomo­toras de alto porte en los Talleres Ferroviarios de San Luis, con la colaboración de personal francés, «lo que mejorará de manera paulatina, la situación de la transportación de cargas y de pasajeros, signada por roturas y atrasos, dado el tiempo de explotación de las máquinas», detalló Marcia Sierra Gómez, directora de esa dependencia de la Empresa de Reparación de Equipos Ferroviarios.

FOTO: Ronald Suárez Rivas